Para Refletir:
  • "Existem as Forças Inconscientes, Mas Existe a Consciência que é Muito Mais Poderosa." Norberto Keppe

  • "Existem as Forças Inconscientes, Mas Existe a Consciência que é Muito Mais Poderosa." Norberto Keppe

  • "Existem as Forças Inconscientes, Mas Existe a Consciência que é Muito Mais Poderosa." Norberto Keppe

La Inversión

La Inversión – La principal causa de la destrucción del mundo

Keppe, psicoanalista, científico social y pensador, ve la causa de la destrucción del ser humano, de la sociedad y del mundo principalmente en la inversión psíquica, que ocurre a dos niveles:

1) Nivel Individual – La inversión comienza en el interior del ser humano, en la esfera emocional, en los “valores” y actitudes como por ejemplo: adoptar la mentira, la deshonestidad, el materialismo, la envidia, la corrupción, la máscara, la ira,l a agresividad, la codicia, la alienación, el egoísmo, la pereza, los vicios, en fin, la psicopatología como actitudes ventajosas para su vida.
De acuerdo con Keppe, esos problemas tienen como raíz la teomanía (soberbia, arrogancia, megalomanía y narcisismo).

Debido a esta actitud destructiva aún inconsciente, el ser humano rechaza y destruye todo lo que es bueno, bello y verdadero en su propia vida y en la civilización.

2) Nivel Social – En la sociedad la inversión se manifiesta principalmente a través del poder socioeconómico enfermizo (principalmente el financiero) que crea leyes injustas, costumbres destructivas, falta de ética y represión social, sistemas decadentes y corruptos, instituciones que actúan contra el pueblo y la naturaleza.

En estas prácticas se incluyen las guerras, el terrorismo, el racismo, la intolerancia religiosa, el capitalismo salvaje (privado o de estado), los intereses, la explotación irracional del trabajo humano y de los recursos naturales, el consumismo, el estancamiento de las ciencias, de las artes y del conocimiento.

De estas resultan las enfermedades orgánicas, psíquicas, socio-económicas e ecológicas.

P.D. – Por el momento el poder financiero patológico domina los poderes político, judicial, legislativo, religioso, mediático, etc. estableciendo la peor de todas las dictaduras que se hayan conocido en la historia.